Aumentan las detenciones por presuntos delitos contra la seguridad vial al conducir bajo los efectos del alcohol en Chiclana el pasado fin de semana

Durante la mañana del pasado día 14 de octubre se recibió una llamada en la Jefatura de la Policía Local comunicando que en la calle Salamanca habían quitado las rejillas de la calle y las estaban guardando en un turismo.
También se habían llevado un arenero y algunos más de las calles adyacentes. Personados los agentes en el lugar, comprobaron la veracidad de los hechos y, por la calle Juan Carlos I, se cruzaron con un vehículo que coincidía con las descripciones dadas por varios testigos. Le dieron el alto y vieron que en su interior viajaban dos individuos. Cuando procedieron a registrar el turismo comprobaron que portaban en el interior del maletero dos areneros, y en los dos asientos traseros llevaban tres areneros metálicos y dos tapas de registro de diferentes tamaños y una herramienta de carpintería (Formón), utilizada para hacer palanca. Fueron detenidos por un presunto delito de hurto y un presunto delito contra la seguridad vial ya que habían creado un obstáculo con peligro para la circulación. Se trataba de I.L.V. Y M.L.V., de 31 y 35 años, respectivamente, ambos domiciliados en San Fernando.

Ese mismo día, por la tarde, cuando los agentes de la Policía Local se encontraban realizando un control de radar en la Avenida Reyes Católicos, detectaron un vehículo que circulaba a 110 km/h en una vía cuya limitación de velocidad se encuentra establecida en 50 Km/h. El conductor fue detenido como responsable de un presunto delito contra la seguridad vial.

También por la tarde se recibió aviso en la Jefatura de la Policía Local comunicando que en la Avenida De La Industria había un vehículo con las ruedas pinchadas y su conductor, al parecer, se encontraba ebrio. Personados los agentes en el lugar, pudieron ver el turismo intentando salir con dificultad de una zona de estacionamiento en linea existente en la Barriada del Torno, ocupando mas de la mitad del turismo uno de los dos carril que forman Avenida de la Industria, pese a la amplitud del mismo. Como consecuencia de dicha maniobra, se organizó una pequeña retención de trafico de vehículos que circulaban por la citada avenida en ambas direcciones. El turismo tenía las ruedas delantera y trasera del lado derecho totalmente desinfladas, sin los tapacubos y con las llantas con claros desperfectos ocasionados por la rodadura. Al conductor se le apreciaron claros síntomas de encontrarse bajo los efectos de bebidas alcohólicas, tales como el habla pastosa y repetitiva, fuerte olor a alcohol, ojos brillantes y, al salir del vehículo, era incapaz de mantener el equilibrio. Al dar positivo en las correspondientes pruebas, fue detenido como responsable de un presunto delito contra la seguridad vial. Se trataba de B.C.M., de 70 años de edad y domiciliado en Chiclana.

Por la noche, cuando los agentes de la Policía Local se encontraban realizando un control preventivo de alcoholemia y documentación en la Alameda de Solano, pararon de forma aleatoria un turismo cuyo conductor manifiesta que no posee permiso para conducir. Realizadas las correspondientes pruebas de detección alcohólica, dio un resultado de 0,29 mg., por lo que fue denunciado administrativamente. Fue detenido por conducir sin permiso como responsable de un presunto delito contra la seguridad vial y la propietaria del vehículo imputada en el mencionado delito como cooperadora necesaria teniendo constancia de que el detenido carecía de autorización administrativa para conducir, facilitándole el uso del citado vehículo. Se trataba de E.R.A., de 20 años y con domicilio en Chiclana y su madre, C.A.V.

Esa misma noche, cuando los agentes de la Policía Local realizaban un servicio de vigilancia por la carretera de La Barrosa en dirección hacia la zona de costa, observaron que en dirección contraria circulaba una motocicleta realizando una conducción anómala, consistente en zig zag y llegando a invadir incluso el carril contrario en repetidas ocasiones. Los agentes siguieron al vehículo utilizando los dispositivos luminosos y lo interceptaron en la calle Doctor Pedro Vélez. El conductor presentaba síntomas de haber ingerido bebidas alcohólicas, tales como un fuerte olor a alcohol, ojos enrojecidos y vidriosos, así como el habla pastosa y balbuceante, manifestando que había tomado varias copas. Al dar positivo en las correspondientes pruebas de detección alcohólica, fue detenido como responsable de un presunto delito contra la seguridad vial. Se trataba de D.M.B., de 29 años y domiciliado en esta localidad.

En la tarde del día 16 se recibió una llamada en la Jefatura de la Policía Local de un conductor manifestando que acababa de estar a punto de salirse fuera de la calzada, al colisionar contra otro vehículo que circulaba en sentido contrario, cuando ambos circulaban por la Ctra del Pago del Humo y que el citado vehículo se dirigía hacia Chiclana. Puestos en contacto con el requiriente, comunicó que había localizado al conductor en el aparcamiento de una venta, donde le pidió que se esperara hasta la llegada de la Policía Local, momento en el que este sujeto, haciendo caso omiso, se marchó rápidamente del lugar, con claros síntomas de embriaguez. Pudieron seguirlo en el coche policial hasta la puerta de su casa y, cuando procedían a la identificación del conductor, apreciaron en éste claros síntomas de encontrarse bajo los efectos de bebidas alcohólicas, tales como un fuerte olor a alcohol, ojos muy enrojecidos, parpadeo lento y prolongado, habla repetitiva y trabada y con dificultad para mantener el equilibrio. Al dar positivo en las correspondientes pruebas, fue detenido como responsable de un presunto contra la seguridad vial. Se trataba de J.F.L., de 64 años y con domicilo en Chiclana.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Política de Cookies