Medio Ambiente procede al tratamiento invernal contra la procesionaria del pino

La Delegación de Medio Ambiente, a través de la empresa municipal Chiclana Natural, ha comenzado los tratamientos paliativos contra la procesionaria del pino.
El objetivo es combatir la proliferación de esta oruga que puede llegar a convertirse en una molesta plaga en los pinares y zonas ajardinadas de titularidad pública. La aplicación del tratamiento se está llevando a cabo en viarios o calles de núcleos residenciales como Pinares de La Barrosa, Pinar de los Guisos, Pinar de los Franceses, Costa Sancti-Petri, Doña Violeta, Batería Colorá, Las Rapaces y Cerromolinos. Las actuaciones se llevarán a cabo también en los parques públicos y zonas verdes del resto del municipio en las que se constata la presencia de pinos. De igual forma serán tratados ejemplares en colegios y lugares públicos; no así los que correspondan a zonas privadas, dentro de comunidades o propiedades particulares.

La procesionaria se combate con productos que no tienen un amplio espectro insecticida y consiste en el empleo de un inhibidor de la queratina, sustancia esencial en el crecimiento de las larvas. De esta forma es posible actuar en los primeros estadios de desarrollo de las orugas evitando que se vean afectadas otras variedades de insectos. La toxicidad en el hombre es baja, como también lo es en fauna terrestre, acuícola y avícola.

Chiclana Natural recuerda a los propietarios de parcelas privadas y comunidades con pinos que son responsables del mantenimiento en buen estado de sus ejemplares, tanto a nivel fitosanitario como en lo que respecta a podas y clareos en prevención de incendios. Estas medidas contribuyen igualmente a evitar la proliferación de la procesionaria.

La oruga debe su nombre de procesionaria a que se desplaza en grupo de forma alineada, a modo de procesión, y además es fácilmente distinguible por los filamentos que presenta por toda su superficie. El daño más importante lo hacen desde el final del invierno hasta mitad de primavera, cuando las orugas son más grandes y voraces. La defoliación rara vez produce la muerte de los pinos pero los debilita en gran medida, facilitando el ataque posterior de otras plagas.

En los humanos provocan las urticarias y alergias en personas y animales domésticos, dado que sus filamentos son urticantes; sin necesidad de contacto con la oruga se dispersan y flotan en el aire, produciendo irritación en piel, ojos y nariz.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Política de Cookies