El ballet “Carmen” llega este fin de semana a las tablas del Teatro Moderno

Sobre la base de esta ópera, Yolanda Gaviño acercará al público chiclanero una revisión del mito de Carmen, a golpe de tacón y castañuela. Una versión que, según la crítica, "pone al público de pie en muchas ocasiones". Las representaciones serán este próximo viernes, a partir de lasa 21,00 horas, y el sábado a las 20,00 y 22,00 horas

El Ballet Español, con Yolanda Gaviño al frente, trae este próximo viernes, a partir de las 21,00 horas, y el sábado a las 20,00 y 22,00 horas, la representación en clave de danza de la ópera "Carmen", de Bizet. Sobre la base de esta obra, Yolanda Gaviño acercará al público chiclanero esta revisión del mito de Carmen, a golpe de tacón y castañuela. Una versión que, según la crítica, "pone al público de pie en muchas ocasiones".

Se trata de un clásico al que esta lectura en clave de danza española le sienta como anillo al dedo. Junto a Yolanda Gaviño, en el papel de Carmen, aparecen el primer bailarín, Luis Molina, en el papel de don José, y, como solista, Isaac Fernández, en el rol de Escamillo, Zenón Ramos, como Zuñiga, Lidia Lechado, como Micaela, y otros que forman el cuerpo de baile, así como las guitarras, la percusión y el cante de este gran musical en vivo.

La malagueña Yolanda Gaviño, que a los 12 años recibió la Matrícula de Honor del Real Conservatorio de Córdoba en Danza Clásica Española, comenzó su carrera profesional ingresando en el Ballet Nacional de España, incorporándose más tarde a la compañía de Antonio Gades. Al personaje de Carmen, Gaviño se ha acercado ya en otras dos ocasiones, a través de las películas homónimas de Carlos Saura y de Francesco Rossi.

"Carmen" cuenta la inagotable historia, creada por Merimée, en la que ésta, bella y seductora cigarrera de Sevilla coquetea con cuantos hombres le salen al paso, despreocupada de pautas sociales y normas morales. Mientras todos pretenden ganarse su favor, ella se encapricha de don José, cabo a las ordenes del teniente Zuñiga. Tras una pelea con una compañera, Carmen es prendida por el cabo, a quien seducirá para evitar la cárcel, provocándole a él la prisión.

Despreocupada del mal causado, se enamora del torero Escamillo, pero don José, libre ya de su cautiverio, regresará por ella y dar cumplimiento así a su terrible destino.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Política de Cookies