Una treintena de personas vela por la seguridad en las playas desde primeros de julio

miércoles, 11 de julio de 2012 09:06
Categoría: Prensa

Por: prensa

La Delegación Municipal de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Chiclana de la Frontera ha anunciado  que la Cruz Roja Española de Chiclana ya ha desplegado su operativo de temporada alta en las playas de la localidad.

En concreto, una

treintena de personas velará durante todo el verano por la seguridad de los bañistas y usuarios de La Barrosa y Sancti Petri. Así, desde el 1 de julio, la ONG internacional presta servicio en el litoral con un médico, cuatro diplomados universitarios en enfermería (DUE), quince socorristas acuáticos, tres sanitarios de ambulancia, cuatro patrones de embarcaciones y una operadora de radio. A este equipo humano hay que sumar la figura del coordinador.

Algunos servicios destacan especialmente por el grado de compromiso social que suponen, como es la prestación de sillas de baño adaptadas a personas con discapacidad tanto en La Barrosa como en Sancti Petri, muy demandada en las últimas temporadas.

Al respecto, el edil de Medio Ambiente, Nicolás Aragón, ha mostrado su firme compromiso de “mantener una óptima seguridad en todo el litoral chiclanero, puesto que el aumento de población que se registra en nuestra localidad durante la temporada estival nos obliga a aumentar los parámetros de prevención y seguridad de los bañistas y usuarios de las playas”.

Asimismo, cabe recordar la presencia de un convenio de colaboración entre el Ayuntamiento de Chiclana de la Frontera y la Cruz Roja Española, aún en vigor, por el cual se ha desarrollado de manera compartida el proyecto “Transporte adaptado para personas con movilidad reducida”, con el objetivo trasladar a las personas que adolecen de movilidad reducida desde sus respectivas viviendas a las playas de la localidad, así como fomentar las relaciones entre la ciudadanía con las citadas.
También entre las familias que lo soliciten se dispensan pulseras de localización de niños perdidos en La Barrosa, una medida pionera que se puso en marcha de manera completa durante el paso verano y que permite reducir el tiempo de búsqueda.

Para hacer uso de este servicio, los familiares pueden acudir a cualquier puesto de Cruz Roja. Al menor en cuestión se le asigna una pulsera de color numerada dependiendo de la zona de la playa en la que se encuentre. El número que se le asigna a cada menor se relaciona con un número de teléfono de sus familiares que queda registrado en la base de datos de Cruz Roja, de manera que en cuanto se registra la presencia de un niño perdido, se verifica el número de teléfono que está asociado a su pulsera y se localiza a los familiares de manera inmediata.

Por lo que respecta a las actuaciones realizadas durante la segunda quincena de junio, Cruz Roja contabilizó un total de 54 intervenciones. Todas ellas consistieron en la atención a bañistas y usuarios que acudieron a los puestos de socorro para ser tratados de picaduras o quemaduras de carácter menor. Otras dos personas tuvieron que ser evacuadas a hospitales en ambulancia.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Política de Cookies