El equipo de gobierno llevará al pleno la ampliación del plazo para abonar las deudas contraídas con el Ayuntamiento

miércoles, 24 de octubre de 2012 09:33
Categoría: Prensa

Por: prensa

El equipo de gobierno (PP y PVRE) llevará al próximo pleno que se celebrará este próximo jueves la aprobación de la modificación de la Ordenanza General de Gestión, Recaudación e Inspección, en lo que se refiere al aplazamiento y

fraccionamiento del pago de deudas tributarias con el Ayuntamiento de Chiclana.

Esta medida es fruto de las reuniones mantenidas entre las delegadas municipales de Hacienda y Urbanismo, Ascensión Hita (PP) y Marisol Ayala (PVRE), respectivamente, junto con técnicos de ambas áreas, para analizar las peticiones planteadas en este sentido por numerosos ciudadanos.

En concreto, la modificación conlleva la ampliación de uno a dos años del plazo para abonar las deudas contraídas con el consistorio en el caso de impuestos de carácter periódico, como el caso del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), Impuesto de Vehículos de Tracción Mecánica, Impuesto de Actividades Económicas (IAE) o vados, por ejemplo.

De esta forma, se establecen distintos tramos en función del importe de los débitos. Así, entre 150 y 750 euros, se podrá fraccionar por un periodo máximo de seis meses. Entre 750 y 1.500 euros, el plazo máximo será de doce meses. Entre 1.500 y 6.000, dieciocho meses; mientras que las deudas superiores a esta última cantidad se podrán fraccionar en 24 meses.

Por lo que se refiere a aquellas relacionadas con impuestos no periódicos, como es el caso de las plusvalías, se concederá un aplazamiento más amplio,  en función del importe principal de las deudas que oscilará entre los tres y los diez años.

Según ha explicado la edil de Hacienda, “con esta iniciativa, este equipo de gobierno pretende facilitar al máximo el abono de estos tributos por parte de los ciudadanos, de forma que dispongan de mayor plazo para poder ponerse al día con la administración local”.

En este sentido, la citada concejala ha resaltado que “hemos reducido la cantidad mínima cuyo pago se podía fraccionar, pasando de 300  a 150 euros, al tiempo que hemos eliminado la obligación de depositar una garantía para aquellas deudas que no superen los 3.000 euros”.

Esta medida se enmarca dentro de las decisiones adoptadas por el equipo de gobierno para facilitar a los chiclaneros el cumplimiento de sus obligaciones fiscales. Así, Hita ha recordado que el próximo pleno debatirá la aprobación del plan personalizado de pago de impuestos municipales, una modalidad especial de fraccionamiento en periodo voluntario de algunos tributos municipales, que permitirá a los chiclaneros que se acojan al mismo abonar sus recibos en cuatro plazos a lo largo del año, sin intereses y aplicándoles el dos por ciento de bonificación al tenerlos domiciliados.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Política de Cookies