Ernesto Marín entrega la Medalla de Oro de la ciudad a título póstumo a Pedro Manuel Salado

viernes, 07 de diciembre de 2012 08:48
Categoría: Prensa

Por: prensa

El alcalde de Chiclana, Ernesto Marín, ha entregado  a Pilar de Alba, madre de Pedro Manuel Salado de Alba, la Medalla de Oro de la ciudad, concedida a título póstumo al misionero chiclanero, fallecido el pasado mes de febrero

en Ecuador, tras salvar la vida a siete niños pertenecientes a la escuela Santa María de Nazaret de Quinindé, donde  ejercía su labor.

La entrega de esta máxima distinción de la ciudad se ha realizado en un acto que ha tenido lugar en el Teatro Moderno, durante la conmemoración del 34º aniversario de la Constitución de 1978.

Según ha expresado el primer edil, “con el reconocimiento a este hombre bueno que dio su vida por los demás, Chiclana celebra el día de la Constitución como nunca antes lo había hecho, de tal manera que ambas situaciones se han enriquecido mutuamente”.

Asimismo, Ernesto Marín ha señalado que con la entrega de este galardón, “el pueblo de Chiclana ha querido mostrar su agradecimiento a Pedro Manuel Salado, una persona ejemplar que dedicó su vida a servir a los demás, comprometido con los que menos tienen, y cuya gesta servirá seguramente de estímulo a otras muchas personas”.

En este sentido, ha extendido este reconocimiento a “todos aquellos que en estos momentos de dificultad, trabajan en Chiclana por mejorar las condiciones de vida de los demás, sin esperar nada a cambio, de manera desinteresada, con humildad y discreción, frente a la banalidad, la soberbia y la arrogancia que rigen muchos aspectos de la sociedad actual”.


Por su parte, Nicolás Aragón, designado juez instructor del expediente para la concesión de esta medalla, ha afirmado que “todos aquellos que conocieron a Pedro Manuel Salado coinciden en describirlo con palabras como humilde, honesto, sencillo, bondadoso, generoso o solidario. Unos valores que supo transmitir sin hacer ruido, pasando desapercibido, como sólo los grandes héroes saben hacer”.

En esta línea, Pepi Salado, hermana del homenajeado, ha señalado que éste era “una gran persona, un hombre de pocas palabras y muchas obras, sencillo, trabajador y que, como misionero del Señor, hizo lo que su corazón le dictaba”.

El acto ha contado también con la participación del cónsul general de Ecuador en Andalucía Occidental, Héctor Salgado, quien ha destacado el trabajo que desarrolla el Hogar de Nazaret en favor de los niños ecuatorianos, “que ha llevado a este chiclanero ejemplar a dar su propia vida por ellos”.

Además de estas intervenciones, los alumnos de la Escuela Municipal de Teatro han escenificado una dramatización de la vida del misionero, bajo la dirección del actor y director teatral chiclanero, Antonio Estrada.

El punto final lo ha puesto el grupo de Voces Blancas del Conservatorio de Chiclana, que, bajo la dirección de Jesús Gaudín, han interpretado el himno del Hogar de Nazaret, así como una composición en homenaje al misionero fallecido.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Política de Cookies