17.500 personas visitaron el Belén Viviente ubicado en la calle Arroyuelo el pasado fin de semana en Chiclana

miércoles, 02 de enero de 2013 08:49
Categoría:

 Más de 17.500 personas han visitado el Belén Viviente desarrollado durante los días 21, 22 y 23 de diciembre, en la calle Arroyuelo, según los datos facilitados por Protección Civil de Chiclana, cuyos voluntarios colaboraron durante las tres jornadas que estuvo abierta

esta representación, organizada por un grupo de ciudadanos, en la que ha colaborado el Ayuntamiento de Chiclana de la Frontera, a través de la Delegación Municipal de Fiestas.

Una cifra que triplica a la registrada en 2011, primer año en que tuvo lugar esta representación de la Natividad, y que “ha roto todas las expectativas de seguimiento”, según ha declarado el edil de Fiestas, Agustín Díaz.

Según ha explicado Antonio Sánchez, uno de los chiclaneros responsables de la puesta en marcha de esta iniciativa, los días de mayor afluencia ciudadana han sido el sábado y domingo, cuando el plazo medio de espera para acceder al Belén Viviente osciló entre los 25 y 45 minutos, “por lo que hubo que retrasar el horario de cierre para que todas las personas que aguardaban en la cola para realizar la visita pudieran hacerlo”.

En esta línea, y de cara al próximo año, Agustín Díaz ha asegurado que “trataremos de ofrecer a estos vecinos un emplazamiento céntrico y de mayor capacidad, ya que es evidente de que se trata de uno de los mayores y mejores reclamos que tiene la Navidad en Chiclana de la Frontera para atraer visitantes a la ciudad”.

Por ello, el citado concejal ha mostrado su “agradecimiento a todos los participantes por su labor voluntaria y desinteresada, que, una vez más, ha permitido ofrecer a los chiclaneros y a todos los que se han acercado a la calle Arroyuelo, un espectáculo navideño fruto del trabajo de varios meses de unas personas que desde noviembre han estado ensayando para que todo resultase de la mejor manera posible”.

Este año, un centenar de voluntarios han ejecutado durante el fin de semana los personajes propios de la época, con la presencia de pastores, lavanderas, cantineros, tejedores, panaderas, alfareros, soldados romanos, animales de granja, así como el pesebre con San José, la Virgen María y el Niño Jesús, acompañado de los Reyes Magos, Herodes o Herodías, entre otras figuraciones, todo ello alrededor de un patio que recreaba la vida cotidiana del Belén.

Además, los visitantes pudieron degustar productos de la época de forma totalmente gratuita elaborados por los propios voluntarios como boniatos, pestiños, pan y vino. Entre las novedades presentes en esta edición cabe destacar la ubicación en el exterior del recinto de los kioskos y puestos gastronómicos tradicionales, así como una carpa donde los Reyes Magos atendieron a los más pequeños.

 

 

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Política de Cookies