40 jóvenes, en el proyecto municipal de prestación en beneficio de la comunidad

Se cumple un año de la firma del convenio entre Junta de Andalucía y Ayuntamiento, que posibilita que menores cumplan penas realizando actividades

Unos 40 jóvenes -20 ya realizando actividades y otros 20 a punto de iniciarlas- están incluidos en el proyecto de Prestación en beneficio de la comunidad, que se puso en marcha hace ahora un año, cuando se firmó el convenio de colaboración entre la Consejería de Justicia y Administración Pública de la Junta de Andalucía.

Chiclana es, según el juez de Menores de Cádiz, Enrique Ramírez, un “ejemplo” en el desarrollo de un codicioso programa por el que los menores que han sido sancionados por la autoridad judicial por diversas razones (seguridad del tráfico, robos...) pueden cumplir su condena realizando trabajos para la comunidad. De este modo, desempeñan diversas actividades supervisados por técnicos del Ayuntamiento, tales como apoyo a los auxiliares de la biblioteca; colaboración en la limpieza de parques y jardines; apoyo en las reparaciones del mobiliario urbano, a las labores de mantenimiento del Teatro Moderno o pistas deportivas; ayuda en la limpieza de playas y pinares, etcétera. La respuesta de los menores en todos los caos ha sido muy positiva, sin que se haya producido ninguna incidencia en el desempeño de su labor.

La puesta en marcha de esta iniciativa es considerado tanto por técnicos como por juristas como fundamental, puesto que, de lo contrario, los jóvenes sancionados no cumplirían ninguna pena por su acción delictiva. En palabras del técnico del área municipal de Educación, Ignacio Sordo, “entenderían que no tienen que pagar por lo que han hecho, tendrían una sensación de impunidad, lo que significaría añadir más posibilidades a que vuelvan a delinquir”.

Además, en algunos casos, se ha contribuido a una orientación vocacional; se ha dado la circunstancia de un menor, que cumplía una medida en parques y jardines, que mostró interés por esta profesión y decidió formarse en ella, o el de otra chica que ejecutó la medida colaborando con trabajadores del Centro de Alzheimer que determinó, tras la experiencia, orientar su vida profesional pro este camino.

Para poder contar con un amplio abanico de recursos donde los menores puedan ejecutar las distintas medidas, desde la Delegación de Educación se ha contactado con diferentes organizaciones no gubernamentales que desarrollan su actividad en Chiclana, para que se sumen a este proyecto. Hasta el momento, desde la Delegación de Educación se ha contactado con Archi; Afaad, Caritas, Asociación Pro Derechos Humanos y Gerasa. Con el centro de Alzheimer Virgen de la Paz, dependiente de Afanas, ya está formalizado el convenio y se han realizado varias prestaciones.

Para el delegado de Educación, Joaquín Muriano, Chiclana se ha convertido “en un ejemplo a la hora de ejecutar este convenio”. “No sólo nos hemos quedado aquí, sino que se está avanzando en otras líneas, como la futura puesta en marcha de una asignatura, 'Educando en Justicia', cuyo contenido teórico y práctico se ha avanzado notablemente”, apuntó el delegado que, además, mostró su agradecimiento a todos los técnicos municipales que se han implicado en la tarea de recibir en su trabajo a los menores.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Política de Cookies