La Policía Local pone en marcha un equipo específico para la atención a las víctimas de violencia de género

El grupo, denominado Minerva, atiende unos 70 expedientes
La Policía Local dispone de un equipo específico para la atención de las víctimas de violencia de género formado por seis personas. El grupo, denominado Minerva, cuenta con la coordinación de un subinspector, un oficial y cuatro agentes de policía que se dedican exclusivamente al seguimiento de unos 70 expedientes desde principios de este año. 

Este servicio se pone en marcha a raíz de un convenio de colaboración con la Guardia Civil en el que se estuvo trabajando desde principios de 2007 y que fue rubricado el 1 de octubre de ese año y que, a su vez, se deriva de un convenio marco a nivel nacional entre la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) y el Ministerio del Interior. Este acuerdo permite a la Policía Local apoyar a la Benemérita en estas labores, algo que venía haciendo incluyendo este seguimiento en la jornada laboral de una decena de agentes. Ahora, la Policía Local cuenta con seis personas que se dedican exclusivamente a la protección de las víctimas de la violencia de género, permitiendo así una mayor especialización y un incremento notable de la calidad de este servicio de vital importancia para la seguridad de las mujeres maltratadas.

El grupo Minerva se encarga, con carácter general, de la protección de las víctimas de malos tratos residentes en el casco urbano de la localidad. En concreto, las funciones que desempeña  son la recepción de expedientes judiciales, la entrevista inicial y las posteriores de seguimiento con las afectadas, la valoración de los riesgos de cada uno de los casos para detectar con precisión en que nivel se incluye y planificar el seguimiento en consecuencia, vigilancias estáticas en las inmediaciones de los domicilios de las víctimas, entrevistas con los agresores para informar sobre medidas de protección policial y el acompañamiento a las víctimas a gestiones diversas como juzgados, colegios e intercambios de hijos. 

Unas labores que se desarrollan en coordinación con la Guardia Civil, que es la encargada de recibir las denuncias según el protocolo de actuación vigente y, después de la primera valoración, este Cuerpo de Seguridad del Estado traslada el expediente a la Policía Local en función de la localización geográfica.

Desde el equipo Minerva destacan que se ofrece un servicio personalizado, de calidad, orientado a que la mujer se sienta segura y apoyada. Para ello mantienen reuniones periódicas multidisciplinares con psicólogos, abogados y trabajadores sociales de la Delegación municipal de la Mujer. Además, aseguran que la formación de este grupo específico ha supuesto un salto cualitativo muy importante, ya que la especialización permite mejorar de forma considerable la atención que se le ofrece a estas mujeres. Del mismo modo, defienden que a las víctimas de malos tratos hay que ofrecerles un trato personalizado y un seguimiento efectivo, evitando que se sientan revictimizadas o estigmatizadas. Objetivos que se alcanzan más fácilmente con un grupo específico.

Por su parte, la delegada municipal de la Mujer, Juana Capurro, ha asegurado que “con este nuevo servicio damos un paso muy importante en la atención a las mujeres víctimas de violencia de género, un colectivo que necesita una atención muy especial y que merece que se destinen todos los recursos que estén en nuestras manos para mejorar la terrible situación que padecen de forma cotidiana”. 

“La coordinación de la Delegación de la Mujer y la Policía Local es total en este ámbito, un aspecto que permite mejorar cada día este servicio con la ayuda de la experiencia de los agentes, que son los encargados de cuidar diariamente de estas mujeres, y también de los conocimientos de las psicólogas, el personal jurídico y las trabajadoras sociales de este área, que hacen una labor encomiable”, añade Capurro.

Actualmente el Consistorio está realizando las gestiones pertinentes, con la colaboración de la coordinadora provincial del Instituto Andaluz de la Mujer, Dolores Virués, para que la Subdelegación del Gobierno en Cádiz permita a los efectivos de este grupo realizar las labores de seguimiento vestidos de paisano. Una petición que parte de las propias mujeres afectadas, quienes consideran que este aspecto mejoraría notablemente la atención.

Por último, la delegada municipal destaca que “este equipo de gobierno va a seguir trabajando como hasta ahora para mejorar lo máximo posible la atención que se le da a estas mujeres, con un trato directo y con las puertas de la sede siempre abiertas para que se sientan como en casa”.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Política de Cookies