Condenados los padres de una menor absentista a tres meses de prisión

Es la séptima sentencia condenatoria que se dicta por delito de abandono de familia en la localidad

Unos padres de una menor absentista de la localidad han sido condenados a tres meses de prisión por un delito de abandono de familia por los Juzgados de Cádiz. Ésta es la séptima sentencia condenatoria que se dicta por delito de abandono de familia en los Juzgados de Cádiz respecto a un procedimiento de absentismo abierto en la localidad, convirtiéndose así Chiclana en referencia obligada sobre la materia para el resto de localidades, tanto en nuestra Comunidad Autónoma como para las del resto del país, que trabajan la problemática del absentismo escolar.

El absentismo escolar que presentaba esta menor era "muy grave", según se establece en el procedimiento que regula la intervención en estos casos, no llegando sus padres ni tan siquiera a matricularla.

El delegado municipal de Educación, Joaquín Páez, ha expresado su deseo de que esta sentencia sirva como medida preventiva, como tarea educativa para los padres. "Que se vea claramente la obligación y el deber de velar por el derecho a la educación de sus hijos. Este caso no debe llamar al alarmismo sino a la concienciación", ha apuntado.

En cuanto a la sentencia dictada, resulta especialmente relevante lo contundente de la misma en el sentido de que establece entre los deberes de los padres respecto a los hijos el de educarlos y procurarles una formación integral, con lo cual es obvio el incumplimiento de dicho de deber.

En este caso, los acusados no comparecen a juicio a la hora de señalamiento, llegando a tal extremo de despreocupación que ni siquiera sabe la edad de su hija, ni al colegio que iba. La trabajadora social que declara afirma que la menor no acudió al colegio desde 2005 ni en los cursos posteriores hasta cumplir los 16 años, edad de escolarización obligatoria, que el padre no acudía a las citas que se les convocaba desde la Delegación de Educación y que la madre fue tras varias incomparecencias y vino a alegar que no dejaba ir a su hija al colegio porque vivía lejos y tenía miedo a que le pasara algo por el camino, no considerándose ésta causa que justifique la no matriculación de la menor. Además, en entrevista a la menor, la misma manifiesta querer ir al centro educativo y comenta que tiene compañeras que viven cerca y asisten al mismo.

El padre se desentiende de todo y la madre asume que no lleva al colegio a la hija por causas del todo anómalas e inadmisibles, con escasa disposición de los padres a solucionar el problema y a colaborar con el centro y con los técnicos de la Delegación municipal de Educación, no yendo a las citas, desoyendo las advertencias y no dando importancia a la educación de la menor.

Por todo ello, el magistrado falló a declarar a ambos progenitores como autores criminalmente responsables de un delito de abandono de familia, condenándoles a una pena de tres meses de prisión e inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo y al pago de costas.

La intervención en esta unidad familiar se inició desde la Delegación de Educación del Ayuntamiento de Chiclana en el curso escolar 2005/06 a raíz de la derivación por parte del centro escolar como consecuencia de la no matriculación de la menor. A pesar de las numerosas intervenciones llevadas a cabo por parte de los técnicos de la Delegación de Educación así como por parte de la Policía Local y, aún teniendo los padres conocimiento de la obligación que tenían de procurar la asistencia regularizada de su hija a las clases y de las consecuencias legales que les acarrearía su incumplimiento, éstos no se responsabilizaron de su obligación de matricularla.

Por todo ello, en mayo de 2005 la trabajadora social de la Delegación municipal de Educación y el policía local del equipo municipal de absentismo escolar, técnicos de referencia del caso, entregaron el correspondiente atestado policial acompañado del expediente que recogía toda la intervención socio-educativa en la unidad familiar en la Fiscalía de Protección del Menor de Cádiz. Con posterioridad, en junio de 2006, el fiscal de Protección de Menores presentó la correspondiente denuncia por presunto delito de abandono de familia en los juzgados de instrucción de Chiclana de la Frontera. Una vez instruido el caso, el juez acordó la apertura de juicio oral el cual se celebró en los Juzgados de lo Penal de Cádiz.

Desde la Delegación de Educación se quiere hacer especial hincapié en que el éxito del Programa de Intervención en materia de Absentismo Escolar establecido en Chiclana es fruto de la implicación de todos los profesionales que intervienen en le mismo, por lo que se quiere agradecer el trabajo de los tutores y equipos directivos de los centros docentes, que son los que en primera instancia detectan y derivan los casos de absentismo, de la Fiscalía de Protección al Menor, fiscales y jueces por su profesionalidad y especial sensibilización en esta importante materia y otros profesionales como médicos, inspectores de educación, Guardia Civil, Policía Local que, bajo la coordinación del Equipo Municipal de Absentismo Escolar, se ha logrado que en la localidad el índice de absentismo escolar esté muy por debajo del provincial y que Chiclana sea en la actualidad referente a nivel nacional en esta materia. "El curso pasado registramos una tasa de absentismo del 0,28 por ciento, muy por debajo del 0,6 del curso anterior y de los datos que se registran en otras localidades de nuestro entorno. El trabajo en esta materia está dando excelentes resultados", ha concluido Páez.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Política de Cookies